domingo, 18 de agosto de 2019, 05:44

En el seno del PPdG causó desasosiego el confidencial que publicábamos hace unos días que daba al PP 35 escaños y ponía en duda la candidatura de Feijoo a un próximo mandato. Sonaron los móviles, hablaron entre sí los poncios y se conjuraron para convencer a don Alberto de que haga pública su candidatura y acabe así con las conjeturas. Coinciden los del birrete y los de la boina: o Feijoo o primarias, lo de Diego Calvo no puede ser un nombramiento "digital". 

Comenta

El PPdG no detiene la hemorragia y sigue perdiendo fuerza. Si hoy se celebraran elecciones autonómicas quedaría a tres escaños de la mayoría absoluta. Gonzalo Caballero sabe que va a disponer de una única oportunidad para ser presidente de la Xunta y la quiere a provechar. Tiende puentes a su tío Abel y al presidente de la Diputación de A Coruña, González Formoso, figuras clave del actual PSdG. Su implicación en las elecciones es fundamental para desbancar al PP del gobierno gallego. Por cierto, en el seno popular se mantiene la incógnita sobre su candidato. Unos apuestan por la continuidad de Núñez Feijoo, otros señalan a Diego Calvo como posible sustituto. Las posibilidades de revalidar la mayoría absoluta sin don Alberto parecen nulas y con él, escasas. 

Comenta

El alcalde de Ribeira, Ruiz Rivas y los conserveros de Anfaco llevaban tiempo pidiendo la cabeza de José Juan Durán, presidente de Portos de Galicia desde 2011. Y Feijoo bajó el pulgar hace un par de semanas. Les entregó en bandeja la cabeza del líder popular en O Salnés. Lo van a echar de menos. Era de los que pateaba las aldeas y escuchaba a los vecinos. Y les paraba los pies a los señoritos, los de Anfaco mismamente. De Ruiz Rivas no quería saber nada después del embolado en el que lo metió con lo de la lonja de pesca. A Durán, tipo serio y cabal, no le gustaba que le tomaran el pelo. Y tampoco aceptaba presiones. Y al final pagó por ello. Una lástima. Feijoo sigue haciendo amigos. 

Comenta

En el seno del PPdG causó desasosiego el confidencial que publicábamos hace unos días que daba al PP 35 escaños y ponía en duda la candidatura de Feijoo a un próximo mandato. Sonaron los móviles, hablaron entre sí los poncios y se conjuraron para convencer a don Alberto de que haga pública su candidatura y acabe así con las conjeturas. Coinciden los del birrete y los de la boina: o Feijoo o primarias, lo de Diego Calvo no puede ser un nombramiento "digital". 

Comenta

El PPdG no detiene la hemorragia y sigue perdiendo fuerza. Si hoy se celebraran elecciones autonómicas quedaría a tres escaños de la mayoría absoluta. Gonzalo Caballero sabe que va a disponer de una única oportunidad para ser presidente de la Xunta y la quiere a provechar. Tiende puentes a su tío Abel y al presidente de la Diputación de A Coruña, González Formoso, figuras clave del actual PSdG. Su implicación en las elecciones es fundamental para desbancar al PP del gobierno gallego. Por cierto, en el seno popular se mantiene la incógnita sobre su candidato. Unos apuestan por la continuidad de Núñez Feijoo, otros señalan a Diego Calvo como posible sustituto. Las posibilidades de revalidar la mayoría absoluta sin don Alberto parecen nulas y con él, escasas. 

Comenta

El alcalde de Ribeira, Ruiz Rivas y los conserveros de Anfaco llevaban tiempo pidiendo la cabeza de José Juan Durán, presidente de Portos de Galicia desde 2011. Y Feijoo bajó el pulgar hace un par de semanas. Les entregó en bandeja la cabeza del líder popular en O Salnés. Lo van a echar de menos. Era de los que pateaba las aldeas y escuchaba a los vecinos. Y les paraba los pies a los señoritos, los de Anfaco mismamente. De Ruiz Rivas no quería saber nada después del embolado en el que lo metió con lo de la lonja de pesca. A Durán, tipo serio y cabal, no le gustaba que le tomaran el pelo. Y tampoco aceptaba presiones. Y al final pagó por ello. Una lástima. Feijoo sigue haciendo amigos. 

Comenta