jueves, 20 de febrero de 2020, 22:18

Si las previsiones electorales de Asca se confirman Pedro Sánchez tiene un problema.  O deja gobernar a Pablo Casado con sus aliados o pacta un gobierno con el lider del Pp. En ningún caso podrá volver a negociar gobierno alguno con los socios de la moción de censura. Lo acontecido en Cataluña no solo va a marcar el resultado electoral sino también el devenir político de este país. Si algo va a quedar claro el próximo día 10 de noviembre es que España no paga a traidores. La deslealtad sistemática del gobierno Catalán y los partidos que lo sustentan hacia las instituciones y el conjunto de los españoles es inadmisible y no se puede tolerar un minuto más. El gobierno que salga de las urnas tiene que garantizar que en Cataluña se cumplan las leyes y se garantice la seguridad y la libertad,  ahora ausentes de sus calles y plazas. 


Comenta

Un ataque teñido de totalitarismo, supremacía racial, violencia y odio. No son casualidad las similitudes del corpus ideológico de los Torra y Ortúzar con las tendencias políticas que amenazan las estructuras y el pensamiento democrático en todo el Planeta y que conforman un nacionalpopulismo supremacista siempre agazapado  en nuestra sociedad. No vamos a detenernos en una sentencia judicial que, a pesar de su posible utilidad política  internacional,  está plagada de piruetas, artificios y componendas.España y Europa tienen que enfrentarse a esta nueva peste parda con toda la fuerza de nuestra Historia y de nuestras Libertades.

Comenta

En esta Legislatura, los niveles de zafiedad y de analfabetismo funcional rozan lo dantesco y, desde luego, constituyen una situación de enorme preocupación para los que pensamos en el futuro del País.No hay más que escuchar a las inefables Calvo y Celáa, al orondo Ortúzar, al tabernario Rufián, a los pedestres Casado y Rivera o a la marcial Monasterio, para saber que ya estamos instalados en el Infierno de la Ignorancia.

Comenta

Cuestiones como el significado de la pesadilla plebiscitaria, el famoso derecho de autodeterminación o el demagógico concepto de la democracia directa producen una enorme confusión a la hora de definir el ejercicio de nuestros derechos.Pero a la hora de señalar los defectos del sistema, existe un punto en el que todos estamos de acuerdo: los partidos y los políticos.

Comenta

El qué hay de lo mío o el vete de mi parte que lo tienes solucionado, en resumen, el tráfico de influencias y la corrupción, ahora denominados en una magnífica pirueta semántica y eufemística como lobbysmo, persisten y muy generalizados como unos de los grandes males de la Nación. Tenemos que acabar con la cultura de colocar a nuestros amigos, parientes, amantes o compinches de partido en puestos públicos y privados, con los innumerables fraudes y engaños de todo tipo que se perpetran a diario, con el espectáculo de la confusa y obscena relación  entre políticos y empresarios.

Comenta

Actitudes que intoxican a sus propias organizaciones y contaminan toda la actividad política y el gobierno del país.

Comenta

El talento prospectivo y la visibilidad que proporcionan las luces largas, porque los países necesitan construir con sentido colectivo de la durabilidad y de  la estabilidad, con la vista puesta en las generaciones futuras.La clase política española y los aparatos de partido que la rodean están hoy sumidos en una miopía galopante, casi ceguera, y en un cortoplacismo táctico que ahoga por efímera  cualquier decisión política y de gobierno que se ponga en marcha.

Comenta

Autoridades del Estado y de la Administración en pleno ejercicio sumidas en una campaña electoral permanente como auténticos posesos, declaraciones sectarias o de refriega partidista realizadas desde púlpitos que no corresponden y que inducen a una terrible confusión sobre la claridad que debe guiar a todo buen representante de la ciudadanía a la hora de aplicar lo que podríamos denominar los protocolos democráticos.Estamos ante uno de los peores defectos de nuestra clase política.

Comenta

Albert Rivera solo tiene una salida, apostar por una única candidatura del centro derecha, es decir, unirse a España Suma. La caída de Ciudadanos en todas las encuestas es un hecho y todo apunta a que los comicios refrendarán lo que adelanta la demoscopia. Albert debe bajarse del pedestal y escuchar a la gente, esa que sabe lo que cuesta llegar a fin de mes y que no debe  favores porque lo que tiene se lo ha ganado a pulso.

Comenta

En los últimos días nos ha dado por hablar de una clase política inmadura, cuasi infantil y nos olvidamos que la que es inmadura es nuestra sociedad y que ellos, nuestros políticos, solo son un fiel reflejo de la misma. Sánchez, Rivera, Casado e Iglesias son un ejemplo de lo fácil que le ha resultado a su generación llegar a donde nunca soñaron. Y lo que se consigue fácilmente no se valora, por eso se suele perder a la misma velocidad con la que se alcanza. La meritocracia y la experiencia han dejado de contar a la hora de precisar la valía de los líderes. La juventud y una buena imagen se ponderan más que cualquier otra cosa. El postureo se impone por goleada al conocimiento. Vivimos de golpes de efecto, coleccionamos “likes” y nos jugamos la vida por un “selfie”. Somos exhibicionistas de una realidad virtual que nada tiene que ver con nuestra experiencia vital. Lo importante es que los demás nos vean como a nosotros nos gustaría ser y no como somos realmente. Y luego nos escandalizamos cuando constatamos que nuestros dirigentes se comportan igual. Por no hablar de los medios de comunicación, ese cuarto poder entregado también a la farsa. No dejes que la verdad te estropee un buen titular. Esta parece ser la consigna en una prensa de cartón piedra que finge una independencia que no tiene. En fin, que la decadencia se abre paso para acabar con una de las mejores etapas de nuestra historia.


Comenta


Europa es capaz de lo mejor y de lo peor. Este continente ha visto nacer la democracia y la dictadura, la imprenta y la dinamita, la paz y la guerra. En Europa están algunos de los países con la mejor calidad de vida del mundo, como Dinamarca, Holanda o Suecia; pero también estamos viendo recorrer de nuevo el fantasma de los nacionalismos más excluyentes y de los populismos de izquierdas y de derechas más peligrosos. Las peores conflagraciones bélicas que ha conocido la Humanidad con algunos de los peores genocidios han tenido lugar en Europa, como las dos guerras mundiales o la guerra de Yugoslavia; pero Europa también ha sido cuna del derecho internacional humanitario, del Comité Internacional de la Cruz Roja o de las organizaciones internacionales sin las que ya no podemos concebir la cooperación entre países.



Comenta

Hemos aceptado y asumido la descentralización a ultranza en nuestro ADN político como sinónimo de más democracia, a pesar de que no existe en la cultura política de los humanos ningún texto sagrado ni zarza ardiente que demuestre o asegure que un Estado centralizado funcione peor o mejor que uno descentralizado.Es importante resaltar que nuestra organización territorial, pactada y negociada sobre todo para satisfacer las aspiraciones de las tres nacionalidades históricas, tiene como principio fundacional e inamovible la preservación de la igualdad de derechos de todos, sin excepción, sus territorios y de los ciudadanos que los habitan.Desde hace algunos años, el sistema presenta claros síntomas de desgaste y funcionamiento, entre otras cuestiones por la inexistencia de una decisión política que cierre de manera definitiva la arquitectura territorial del 78.

Comenta