martes, 7 de julio de 2020, 08:01

Casado no remonta y Feijoo no quiere

|

Mal pintan las cosas para el Pp. Su líder, Pablo Casado, sigue sin convencer a los suyos y en varias autonomías están afilando la guadaña par segarle la hierba bajo los pies. Ha cometido el peor error que puede cometer un líder, carecer de personalidad. Primero se echó en los brazos de Aznar, convencido de que era lo correcto para desactivar a Vox y no perder votos por la derecha y, tras el batacazo electoral, se refugió a la sombra de don Mariano recuperando el centro y la mesura. Ni acertó con Aznar ni parece que lo vaya a hacer ahora con Rajoy. Por el camino se ha dejado jirones de credibilidad. Va de la Ceca a la Meca cual pollo sin cabeza y ésta es la que va a perder por carecer de personalidad y criterio propio. En País Vasco, Asturias, Castilla León y Andalucía se la tienen jurada. En Galicia lo ha dejado claro Feijoo: depende. Si, depende de si don Alberto ve opciones, después de las municipales, de armar un partido con posibilidades de recuperar el poder en cuatro años o, por contra, de enterrar al difunto Pp. En todo caso, Feijoo se hará de rogar, no le entusiasma la idea y se lamenta de que Soraya se le cruzara en el camino. Està convencido de que hubiera ganado el congreso y convencido a Rivera para, juntos, derrotar a Sánchez. Un muy buen amigo del presidente de la Xunta me comentó al día siguiente de las elecciones que solo la unión con Ciudadanos, bajo un mismo cartel electoral, puede devolver el poder a la derecha.