domingo, 15 de septiembre de 2019, 22:56

Fefa Noia deja la dirección del Centro Dramático Galego

|

Fefa Noia deja la dirección del Centro Dramático Galego

La directora del Centro Dramático Galego (CDG) ha comunicado este martes oficialmente al Consello Reitor de la Axencia Galega das Industrias Culturais (Agadic) su intención de dejar el puesto en el mes de octubre para emprender nuevas actividades profesionales.

El máximo órgano directivo de la entidad, presidido por el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, ha agradecido a Fefa Noia su trabajo en los últimos cuatro años, al tiempo que le ha deseado éxito en sus proyectos futuros.

En relación a esta cuestión, en su reunión de este martes, el Consejo Rector ha acordado también la "inmediata puesta en marcha" de un procedimiento público de selección para la provisión de la plaza de coordinador del Departamento de Producción Teatral de la Agadic, que conlleva, entre otras funciones, la dirección de la compañía teatral pública y la planificación de la actividad de su sede escénica, el Salón Teatro de Santiago. El puesto quedará vacante a partir del 1 de octubre, fecha en la que será efectiva la salida de la actual directora.

Fefa Noia se incorporó al CDG en enero de 2016, después de superar la correspondiente convocatoria pública de acceso, resuelta en diciembre de 2015. Durante su etapa, la compañía institucional acometió la producción propia de cuatro espectáculos: Tartufo, de Molière, con dirección de Carles Alfaro; Martes de Carnaval, de Valle-Inclán, con dirección de Marta Pazos; Divinas Palabras Revolution, también de Valle-Inclán, con dirección de Xron; y la que está ahora mismo en gira: Neorretranca e Posmorriña, de Esther F. Carrodeguas y Roi Vidal Ponte, bajo la dirección de Gena Baamonde.

Según ha recordado la Xunta, su gestión estuvo presidida por la atención a la dramaturgia gallega actual, en la que centró el programa de difusión y apoyo Dramaturxente (integrado por las líneas de acción DramaturXa o TeatrHoxe, entre otras), la reactivación de las residencias técnicas y artísticas en el Salón Teatro para dar servicio a las compañías privadas y el impulso al plan de coproducciones, fórmula por la que el CDG contribuyó en este tiempo a la materialización de otros doce montajes.

También incidió en el teatro familiar, incrementó la actividad formativa para escolares y para profesionales del sector, retomó la edición de textos teatrales y puso en marcha iniciativas de conciliación, así como funciones inclusivas, jornadas de puertas abiertas y encuentros.