martes, 7 de julio de 2020, 07:36

Votar a Fraga

|


En las recientes elecciones y en mi colegio electoral, fui testigo directo de una anécdota que me hizo reflexionar. Un matrimonio muy mayor escudriñaba  en las papeletas de la mesa para que cada uno eligiera como quisiera. La pareja no se  aclaraba con tanta papeleta y repasaban con parsimonia buscando algo concreto. El marido reclamó a su mujer en alto: Onde está a papelera de Fraga- preguntaba. Ella le respondió con cierta duda en el tono y le dijo: Fraga xa non está hai tempo. Agora hai que elixir o seu partido, o Partido Popular. E quen e agora o xefe? preguntó el hombre. Chámase Feijoo le respondió ella. Cogió dos papeletas del PP y, después de preguntar cual era su mesa electoral, depositaron los votos.

Muchos votantes, sobre todo del rural gallego, siguen añorando a don Manuel y votan al del Villalba in mente en la papeleta del PP. Un rural cada día más vacío y con gente mayor. Sin embargo, Feijoo y su equipo confían dentro de un año que esos votos le ayuden a conseguir de nuevo la mayoría. Craso error porque hoy los votos los dan los núcleos urbanos y a los resultados municipales me remito. Feijoo, en un alarde de optimismo dirigido a su gente, confía en repetir su mayoría. Con el varapalo recibido hay que darle a la tropa un chute de optimismo.Difícil tarea. O cambian las cosas en el panorama político, o máximo esperar a pactar con  algún grupo de la oposición. No tiene a nadie a derecha, tipo Coalición Galega  y eso le puede dejar sin Monte Pío. En su partido hay deserciones y abandonos cada día y si no pega un cambio creíble, como los vascos y demás, que demandan mayor autonomía y una política propia al margen de Génova, puede perder toda opción.

Feijoo confía también en la ensaladilla de izquierdas y nacionalistas para que sigan dejando espacio. Los gallegos estamos hartos de Mareas, de Anovas, de Ciudades Abertas y de más componentes en la ensalada que solo ellos se creen. Las elecciones, de nuevo, los pusieron en su sitio. Solo el nuevo BNG salvó los muebles.

Los próximos días, con las nuevas corporaciones nos darán pistas, pero nos tememos que muchos populares querrían seguir votando a Manuel Fraga.