sábado, 29 de febrero de 2020, 00:31

El plan de Dinamización Lingüística na Mocidade incluye 39 medidas y 17,4 millones para cuatro años

|

Valentín García

La oposición censura que se basa en datos "desfasados" y excluye la etapa de infantil

El Plan de dinamización da lingua galega na mocidade incluye 39 medidas de aplicación en diversas áreas clave de la sociedad, como el deporte, el ocio o las industrias culturales, junto con una previsión de ejecución a lo largo de los próximos cuatro años, objetivos anuales y un presupuesto que asciende a 17,4 millones de euros.

El texto base, todavía abierto a sugerencias de los grupos parlamentarios e instituciones como el Consello da Cultura Galega o la Real Academia Galega, ha sido presentado este miércoles en la Cámara gallega de la mano del secretario xeral de Política Lingüística, Valentín García, que hizo especial hincapié en el carácter "transversal" y "participativo" del documento, con cerca de 500 aportaciones de jóvenes a titulo individual entre otras de diversas entidades.

De este modo, el plan involucrará a las distintas áreas de gobierno de la Xunta de Galicia y está concebido desde la "permeabilidad", es decir, que estará constantemente abierto a potenciales modificaciones, mejoras y rectificaciones en función de las circunstancias, sobre todo ante la proximidad de la publicación por parte del IGE de los nuevos datos relativos al uso y conocimiento del idioma, previstos para el periodo septiembre-octubre.

García ha explicado que el texto está estructurado en nueve áreas, 19 objetivos y 39 medidas, teniendo en cuenta tanto las aportaciones de entidades que trabajan en materia lingüística como con la juventud, y ha tenido en cuenta los datos sociolingüísticos de competencia, uso y actitudes de la gente joven respecto al idioma.

En función de estos datos, la Xunta decidió actuar en el grupo de edad fijado entre 14 y 30 años, en consonancia con al Lei de Xuventude, un sector en el que el conocimiento del idioma no se ha trasladado en unas mejores cifras de uso. Por ello, García ha destacado la importancia de los jóvenes "se reconozcan" en el texto y de atender a sus inquietudes e intereses que forman parte "de su día a día".

OBJETIVOS ANUALES
El documento pretende actuar en asociaciones, deporte, ocio, industrias culturales, familia, formación continua, enseñanza, comunicación digital y redes sociales, y en economía, con objetivos específicos y una batería de medidas detallada. Estas actuaciones se llevarán a cabo en función de un cronograma que incluye una previsión anual de puesta en marca continua o progresiva.

Los objetivos marcados por el Gobierno gallego es potenciar el uso del idioma como lengua de relación entre los jóvenes y reforzarlo en el caso de los gallegohablantes. Asimismo, presta una especial atención a los 'neofalantes' y busca ofrecer modelos lingüísticos galegófonos de referencia a los castellanohablantes y a aquellos que proceden de fuera de la comunidad.

Asimismo, pretende ofrecer una oferta asociativa y de ocio en lengua gallega dirigida a la juventud, a través de la ampliación de la oferta disponible de productos en este idioma. De este modo, se busca lograr "un efecto multiplicador" a través de de refuerzo de la presencia del gallego en estas franjas de edad, teniendo en cuenta el "importante papel" que juega en la perviviencia de la lengua.

Entre las medidas concretas, se incluyen desde campañas de sensibilización y difusión, sobre el contacto con la lusofonía, voluntariado lingüístico, publicaciones y herramientas tecnológicas, implicación de la sociedad, actividades deportivas, materiales terminológicos, fomento del uso a través de acuerdos con entidades, entre otras.

UN PLAN "DESFASADO"
Los grupos de la oposición, por su parte, han arremetido contra el documento presentado y y han cuestionado la base que sostiene las medidas detalladas en el mismo, tanto por contar con datos "desfasados", por calcar actuaciones ya previstas en el Plan Xeral de Normalización Lingüística de 2004 o por excluir a las franjas de edad más jóvenes.

La diputada Olalla Rodil (BNG) ha criticado duramente que se utilicen datos "del año 2008" que "dificulta mucho hacer un análisis de la realidad y de las causas que están detrás de ese proceso de sustitución lingüística" que ha experimentado el gallego respecto al castellano.

Rodil ha reprochado, especialmente, que se incluyan medidas que son "literalmente" de un plan "aprobado hace 15 años", a pesar de que la realidad "cambió radicalmente", que se excluya a la problación de 0 a 14 años, una etapa "fundamental" en la "adquisición lingüística", o que no se tengan en cuenta perfiles específicos y que atiendan a las particularidades del territorio.

En esta línea, la socialista Concepción Burgo se ha mostrado "decepcionada" por un exto que "no dice nada nuevo" y que recurre al "corta y pega" de medidas que en su día no se llevaron a cabo, sin incluir un análisis de las distintas variables que afectan a la elección de lengua por parte de la sociedad.

También ha coincidido con el BNG en que el texto no atiende a la "escasa presencia" del espacio de socialización secundaria, y que se han perdido "años y años haciendo un plan que no dice nada nuevo". "El Plan Xeral de Normalización tiene medidas mucho más concretas", ha ironizado.

CRÍTICAS AL BIPARTITO
Otro de los puntos del debate ha sido la comparación presupuestaria con la que cuenta la Secretaría Xeral desde el retorno del PP a la Xunta en 2009. Ánxeles Cuña (En Marea) ha recordado que se trata del área "más castigada" de todo el Gobierno gallego, que ha pasado de 21 millones en 2008 a 8 millones este año.

A mayores, ha criticado que el documento hace "caso omiso" de la "quiebra de la transmisión intergeneracional" del idioma al dejar fuera a las edades más jóvenes, a pesar de que en esas primeras etapas "asimilan mejor que las otras" la lengua materna.

Precisamente, la diputada popular Sandra Vázquez Domínguez ha lamentado que el gobierno bipartito, en época de mejor situación económica y presupuestaria, no impulsase y ejecutase un plan de este tipo, que ha definido como "realista" y "adecuado" para obtener "el mayor impacto posible".

Valentín García también ha criticado el reproche presupuestario de su Secretaría Xeral y, especialmente, las alusiones al Plan Xeral de Normalización. "Están cansados de decirme que no desarrollamos el Plan Xeral de Normalización da Lingua Galega", ha replicado, defendiendo de nuevo el carácter "abierto" del documento, cuya aprobación está prevista para el último trimestre del año.