domingo, 25 de agosto de 2019, 18:46

Luz verde en el penúltimo paso parlamentario para la Ley de Patrimonio Natural, que la oposición tacha de "cutre"

|

Ríos, naturaleza, bosque, árboles

Se prevé que el texto, al que se oponen los principales colectivos ecologistas de Galicia, sea llevado a pleno en dos semanas

La Ley gallega de Patrimonio Natural ha pasado el penúltimo escollo parlamentario con la aprobación este viernes del dictamen del proyecto legislativo, que podría ser sometido a debate en una sesión plenaria de carácter extraordinario que se prevé celebrar en las próximas semanas.

El texto, que ha recibido las críticas de los grupos de la oposición en el Parlamento gallego y de los principales colectivos ecologistas de la comunidad, queda ahora pendiente de aprobación definitiva después de ser aprobado el dictamen en la Comisión 2ª de la Cámara gallega gracias a los votos del grupo mayoritario, el del PPdeG.

Según el portavoz de Medio Ambiente de los populares en la Cámara, Gonzalo Trenor, la ley "dota a Galicia de un marco normativo más moderno y adaptado a los problemas a los que se enfrenta en la actualidad el patrimonio natural, después de 18 de aplicación de la Ley de Conservación de la Naturaleza".

Sin embargo, el pasado miércoles, cuatro colectivos ecologistas expresaron su disconformidad con un texto que "va en contra de la realidad social y natural de Galicia" y recoge aspectos "incomprensibles" como la limitación de superficie para que un área sea declarada como parque natural.

Ese día, representantes de los colectivos Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN), Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza (ADEGA), Rede Galega de Custodia do Territorio y la Sociedade Galega de Ornitoloxía (SGO) mantuvieron una reunión con diputados de los grupos de PSdeG, En Marea y BNG.

"Se pierde una oportunidad para tener una herramienta adecuada para enfrentar los problemas de conservación natural en Galicia", indicó ante los medios Óscar Rivas (SGO). Los colectivos realizan una enmienda a la totalidad de la nueva ley y afean a la Xunta que no contase con ellos para la elaboración del texto.

Asimismo, censuran las "prisas" por sacar adelante la normativa, que sustituirá a una ley que data de 2001 y que, en palabras de Fins Eirexas (Adega), "ha sido incumplida sistemáticamente" por parte de la Xunta. "Reclamamos que se cumpla la ley de 2001. Si no se mejora, esta ley no es necesaria. Sería mejor quedarnos como estamos", aseveran los colectivos.

OPOSICIÓN TAMBIÉN LA CRITICA
Una críticas hacia la nueva ley que también se repiten desde la bancada de la oposición --PSdeG, En Marea, BNG y Grupo Mixto--. Durante el debate del dictamen en la comisión de este viernes, la diputada socialista lamentó la "democracia de rodillo" de los populares, a quienes afea que solo aceptase siete enmiendas de las 113 presentadas por su grupo.

Así, Vilán considera que Feijóo pretende "aparentar que hace algo" después de una legislatura "perdida" con la aprobación "exprés" con "apenas una hora" de debate de una ley que modificará una normativa "que lleva 18 años sin reformar y que llevaba dos años y medio en un cajón de la Xunta".

Por su parte, el BNG considera "cutre y regresivo" el proyecto de ley, que critican "en fondo y forma" porque su tramitación y elaboración "supone un auténtico atropello al reglamento y a la participación democrática tanto de los grupos de la oposición como de las entidades sociales".

Para el diputado nacionalista Luís Bará, el texto "presenta carencias importantes como el hecho de no ampliar la Red Natura 2000, con exigencias sin sentido como establecer una superficie mínima para crear un parque natural que en la práctica supone impedir esta figura de protección".