domingo, 15 de septiembre de 2019, 22:51

Y Javier Losada cogió su fusil

|

Estábamos acostumbrados a Delegados del Gobierno anodinos, funcionales, meros espectadores de la política y en eso llegó Javier Losada y se cargó el estereotipo. Ha convertido la Delegación del Gobierno en lo que siempre debió ser, una sucursal del ejecutivo de España en esta Galicia nuestra. Y ejerce su cargo con autoridad, haciendo política y mojándose en la toma de decisiones y a la hora de dar explicaciones ante los medios y la sociedad. Javier Losada es un político, elegido por otro político, Pedro Sánchez y no por el obispo de Mondoñedo como parecía que ocurriera con alguno de sus antecesores. Y a los muchachos de la Xunta les parece mal, pobrecitos ellos tan proclives a llenar de funcionarios las sedes políticas. A ver si se enteran: un político es un señor o señora que tiene los pies en el suelo pero la cabeza en el cielo soñando grandes proyectos para su país. Un funcionario es el que busca soluciones administrativas para que esos proyectos se puedan materializar. Otro ejemplo: un político es aquel que si no tiene presupuesto para una iniciativa, lo busca, lo negocia y al final lo consigue. Un funcionario se limita a señalar que el proyecto no se puede hacer por falta de presupuesto. Ya sé que esto parece Barrio Sésamo pero como veo que en San Caetano no se enteran. Pues eso, que chapeau por Losada, un político que ejerce como tal.