miércoles, 23 de octubre de 2019, 18:56

Piden 19 años de cárcel para un hombre por retener, agredir sexualmente y humillar a una mujer

|

La Fiscalía reclama 19 años de prisión para un hombre por retener en contra de su voluntad a una mujer en su domicilio, donde la agredió sexualmente y la sometió a prácticas degradantes y humillantes. El juicio está previsto para los días 16 y 17 de este mes, en Ourense, sobre las 09,30 horas.

El acusado, J.G.J., se citó con la víctima, L.C.P., del 4 al 5 y del 6 al 7 de enero de 2018 en el Hostal AL., en la ciudad de Ourense, donde mantuvieron relaciones sexuales consentidas. Durante la mañana del último día, el hombre la convenció para que lo acompañase hasta su domicilio, donde vivían sus padres (LM.G.M y A.G.J.) y hermanos (AA. y JL.G.J.).

Una vez en la vivienda, el acusado la obligó a permanecer allí mediante una conducta violenta, agresiva y continuas intimidaciones, además de privarla de su teléfono móvil y permitiéndole contactar con la familia mediante Whatsapp y tras comprobar previamente el contenido de los mensajes.

La víctima permaneció en el domicilio hasta el día 26 del mismo mes, sin permitírsele salir de la vivienda y de los alrededores. Asimismo, agentes de la CNP se acercaron a preguntar por el paradero de la mujer, a lo que los ocupantes del inmueble respondían que no se encontraba allí.

El acusado obligó a la víctima a mantener relaciones sexuales todos los días, contra su voluntad, y amenazándola de muerte y con tirarla al pozo que se encontraba en la finca, además de golpearla.

Cuando se negó en alguna ocasión a alguna de las peticiones, el hombre la amenazó con dispararle con una escopeta, y sometiéndola reiteradamente a un trato degradante, con constantes humillaciones, vejaciones, consumo de estupefacientes, y a prácticas como cortarle el pelo, bañarse en agua fría o comer su vómito.

El hombre, según el escrito de la Fiscalía, contó con la colaboración de sus padres y hermanos para evitar que ella pudiese escapar de su control y del domicilio.

En concreto, está acusado de delitos de agresión sexual, detención ilegal, coacciones y lesiones y la Fiscalía también pide tres años de cárcel para sus padres y sus hermanos por ayudarle a retener a la víctima.