lunes, 9 de diciembre de 2019, 00:06

Galicia cifra en 10 millones de euros al año la merma de ingresos de la flota de palangre

|


Image gallery4



La conselleira del Mar, Rosa Quintana, presidió hoy el Consejo Gallego de Pesca en el que, entre otros asuntos, se expusieron los resultados del informe Impacto económico para la flota palangrera de superficie gallega de la prohibición del cercenamiento de las aletas de los tiburones, elaborado por la Universidad de Santiago y que revela que la prohibición de desembarcar cortadas las aletas de los tiburones supone una merma en los ingresos de la flota palangrera española -principalmente gallega- de hasta diez millones de euros anuales.


El estudio, elaborado por el Grupo de Investigación en Economía Pesquera y de los Recursos Naturales, analiza el impacto de la normativa que impide cortar a bordo las aletas a los tiburones y marrajos e incide en que esa obligación lleva aparejada una reducción en la capacidad de almacenamiento de las bodegas de los barcos y una minoración del valor del pescado que provoca importantes perjuicios económicos para la flota comunitaria en relación con las de otros países no obligados a cumplir esa regulación.


Por eso, la conselleira del Mar explicó que Galicia volverá a pedir al Estado que defienda firmemente ante la Unión Europea y ante la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (Iccat) y otras organizaciones regionales de pesca la necesidad de extender a todas las flotas a prohibición de cortar las aletas a los tiburones para homogeneizar la situación y acabar con esas desventajas en las que se encuentran los buques palangreros gallegos.


“Estamos hablando de esto en un momento en el que el gasóleo aún tiene un precio asumible y las empresas pueden mantener su viabilidad, pero si se diese la circunstancia de una subida del combustible, una flota tan dependiente de los carburantes vería seriamente perjudicada su rentabilidad”, lamentó Rosa Quintana, que recordó que los buques gallegos de palangre de superficie desarrollan una actividad sostenible y responsable con los recursos.


La conselleira incidió además en que se trata “de un informe independiente”, por lo que pedirá que sea tenido en cuenta por las autoridades españolas y comunitarias. “Nosotros ya veníamos demandando la necesidad de no tener normas tan restrictivas que, desde nuestro punto de vista, perjudican mucho a nuestra flota pesquera en relación con otras. Ahora contamos con un estudio oficial que lo documenta”, aseveró la representante del Ejecutivo gallego.


El Consejo Gallego de Pesca, que guardó un minuto de silencio en recuerdo del marinero del pesquero Novo Cristo da Laxe fallecido esta semana, también abordó otros asuntos como el estado de la pesquería de cigala en aguas del Cantábrico -en la zona VIIIc-, sobre la que se analizó un informe elaborado por el sector que muestra que la especie se encuentra en mejor situación de la que la Comisión Europea reconoce. “Aquí se trata de trabajar con argumentos sólidos, con base científica, y ser capaces de convencer a Bruselas para que sea coherente con el estipulado en la Política Pesquería Común (PPC) y hacer la pesca sostenible en los tres ámbitos, en el medioambiental, en el económico y en el social”, concluyó la titular de Mar.


El pleno del Consejo Gallego de Pesca también analizó otros asuntos como la propuesta de elaboración de un dictamen de posición ante la Unión Europea para renovar el acuerdo de pesca con Mauritania o las informaciones recaudadas en relación a la nueva norma estatal que obliga a controlar el horario laboral en el sector pesquero y que la flota gallega rechaza por ir en contra de las características de la propia actividad.