viernes, 22 de noviembre de 2019, 08:34

El Rey, nuestro comodín

|

Se  han repetido las elecciones y seguimos en el mismo punto de partida. No hay opciones para la formación de un gobierno mínimamente estable salvo que PSOE y Pp den su brazo a torcer y lleguen a un acuerdo de legislatura. Es lo menos que ambas formaciones deben hacer por este país. Estamos en un momento crítico y no podemos perder el tiempo tirándonos los trastos a la cabeza. Hay asuntos de suma urgencia y gravedad que hay que atender. Estamos a las puertas de una recesión mientras se negocia la salida de los británicos del marco de la Unión Europea y se recrudece la guerra comercial entre las grandes potencias. De puertas adentro, hay que lidiar con la situación en Cataluña, la desigualdad territorial, la destrucción de empleo y la corrupción. Muchos y graves problemas que hay que atajar con decisión y con amplio respaldo político y social. Es tiempo de ponerse manos a la obra. Sánchez y Casado tienen que entenderse, de lo contrario acaso sea preciso un toque de atención de Felipe VI a ambos dirigentes. El Rey se ha convertido en el comodín de los españoles ante una clase  política irresponsable.