lunes, 6 de abril de 2020, 13:02

Los ancianos que mueren solos en sus casas son un problema de todos

|

mayores, ancianos, asturianos, personas mayores, abuelos


AGENCIAS | En Galicia hay al menos 124.000 hogares con personas mayores de 65 años que viven solas, una situación condicionada por la mayor esperanza de vida y los cambios sociales, que deriva fundamentalmente en que haya ancianos que fallecen solos y que gran parte pase sus últimos años en una soledad no deseada.


Esta problemática, en la que trabajan las administraciones públicas a todos los niveles, así como otras entidades y asociaciones, ha alcanzado una dimensión social y "nos afecta a todos", asegura el director general de Mayores y Personas con Discapacidad de la Xunta de Galicia, Ildefonso de la Campa.


Los últimos óbitos de ancianos en soledad se están produciendo de forma más acentuada en el medio urbano que en el rural, donde todavía hay redes de solidaridad vecinal que funcionan. Recientemente, una octogenaria que intervino en un acto social presidido por la reina Letizia en A Coruña compartió con los presentes su sistema para no sentirse tan sola.


"Yo simulo que vivo con otra persona, grabo en una grabadora mi propia voz diciéndome cosas y por ejemplo, cuando llego a casa, cojo la grabación y es como si alguien me saludara", relató ante un auditorio conmocionado. Hay que mirarle a la cara a nuestros vecinos, sugiere De la Campa, conocerlos, saludarlos y tener cierta preocupación por quienes nos rodean porque los resultados de este tipo de sociedad es que "estas cosas no pasan, o pasan en menor medida".


"Todos tenemos responsabilidad en este tipo de hechos", dice sobre el fallecimiento de los mayores en soledad, y por eso ejemplifica: cuando tenemos un vecino mayor a quien damos los buenos días en las escaleras y pasados tres días no lo vemos, es importante llamar a su puerta y ver si se encuentra bien, o llamar a los servicios de urgencia.

En definitiva, salir de nuestro entorno.



Estrategia contra la soledad no deseada 


Galicia es una de las comunidades autónomas con mayor esperanza de vida en España y en el conjunto de la Unión Europea, y por ello desde la Xunta se está desarrollando una estrategia contra la soledad no deseada. A principios de semana se celebró una amplia reunión entre varios departamentos de la Xunta, Sanidad era uno de ellos, la Federación Gallega de Municipios y Provincias, representantes de mayores y de las universidades, para favorecer los procesos de detección de este tipo de casos, realizar un análisis de situación y un diagnóstico con las consecuencias.


El objetivo es poder vertebrar diferentes ejes de actuación para promover una vida activa, así como redes de solidaridad.

Además de la teleasistencia que facilitan las instituciones, es necesario que quien lo necesite también lo solicite y los recursos de atención social al mayor partan de su voluntariedad para tener dicha asistencia de los poderes públicos.


Por ello, desde la Xunta impulsarán campaña de atención a todas las administraciones para promover planes públicos de atención a la soledad y para impedir que se reproduzcan este tipo de situaciones en las que un mayor es hallado días o semanas después de su óbito por la alarma de los vecinos.



La teleasistencia  


Las diferentes administraciones han implementado los servicios de teleasistencia para facilitar el contacto de los mayores en caso de necesidad. La Xunta está preparando ya la puesta a punto de una asistencia avanzada. En este ámbito, la Diputación de A Coruña presta su servicio de Teleasistencia gratuito a 2.565 mayores de los ayuntamientos de menos de 50.000 habitantes, con los que se comunica casi a diario para saber cómo están, recordarles si tienen que tomar alguna medicación o alguna cita médica, o simplemente para hablar con ellos.


"Supone una gran tranquilidad para nuestros mayores, que saben que siempre tienen a alguien que les acompaña, y para sus familiares", asegura a Efe el presidente de la institución provincial, Valentín González Formoso. Este servicio tan útil contra el aislamiento, que próximamente se ampliará a 3.100 beneficiarios en la provincia coruñesa, recibe una inversión de la diputación de 720.000 euros anuales; cuenta con 16 operadoras que trabajan diariamente desde A Grela (A Coruña) para atender a los usuarios de casi todos los ayuntamientos.


Las ciudades de A Coruña, Santiago y Ferrol, y fuera de la provincia coruñesa otras como Vigo, cuentan con sus propios programas de teleasistencia. Además de este servicio, los ayuntamientos y entidades como Cruz Roja desarrollan programas para evitar el aislamiento y la soledad de los mayores que incluyen actividades culturales o deportivas para la tercera edad y la promoción del envejecimiento activo.