martes, 7 de julio de 2020, 09:02

Los votantes y miembros de las mesas electorales deberán usar mascarilla de forma obligatoria e higienizar las manos

|


Image gallery



Los votantes que acudan a un local electoral el próximo 12 de julio deberán llevar una mascarilla e higienizar las manos antes de hacer entrega de su voto y de su documento de identidad. Del mismo modo, los miembros de las mesas también deberán llevar mascarilla e higienizar de forma frecuente sus manos. Para facilitar el cumplimiento de estos deberes, la Xunta facilitará el material de protección y productos necesarios, que estarán a disposición de los gallegos y gallegas en los locales electorales.


Estas son algunas de las medidas que se incluirán en el Protocolo de medidas preventivas elaborado para que la jornada de 12 de julio se desarrolle con las máximas garantías sanitarias. El documento fue presentado hoy por el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña. Las pautas serán tratadas con la Federación Gallega de Municipios y Provincias (Fegamp), con la previsión de aprobarlas el próximo viernes en el Consello da Xunta. El Protocolo también será remitido a la Xunta Electoral de Galicia.


El conselleiro de Sanidade puso en valor que el protocolo fue supervisado por Salud Pública y recibió también el visto bueno del comité clínico. En este sentido explicó que, aunque “todos los datos apuntan la que julio va a ser un momento tranquilo para realizar una votación en condiciones adecuadas”, el protocolo quiere ir “más allá” para que la jornada electoral se desarrolle con las garantías sanitarias máximas.


En esta misma línea, el vicepresidente destacó que Galicia “camina con paso firme hacia la normalidad”, pero ese camino no debe impedir que se tomen todas las medidas para garantizar hasta el extremo la seguridad de las elecciones. “La premisa fundamental es que se vote con total tranquilidad el 12 de julio”, explicó.


Así, según se recoge en el Protocolo, los electores que acudan a votar deberán llevar de forma obligatoria mascarilla: bien la que traigan del domicilio, o bien una de las que estarán a su disposición en el local electoral. Tendrán también que higienizar las manos de forma obligatoria con el gel hidroalcohólico que habrá en los locales antes de hacer entrega de su voto. Se recomienda también que, en la medida del posible, lleven el voto preparado de la casa para evitar los máximos contactos posibles.


Las pautas para los miembros de la mesa también se basan en la higiene y en el uso de material de protección. Se les facilitará cuatro mascarillas a cada uno, para cumplir con la necesaria renovación cada cuatro horas, y también dispondrán de una pantalla facial. Contarán con productos de higiene para que puedan usarlos a lo largo de la jornada y habrá un dispositivo, como una bandeja, donde el votante podrá depositar el documento de identidad sin que haya necesidad de que sea manipulado por los miembros de la mesa.


En este aspecto, la Xunta también recomienda a los miembros que sean llamados para la mesa que tengan más de 65 años o pertenezcan a grupos especialmente vulnerables que aleguen estas circunstancias ante la junta electoral correspondiente en el plazo previsto de siete días después de que sean notificados.



Medidas organizativas


En cuanto a las medidas más generales, se procurará siempre mantener la distancia de seguridad de dos metros. De no ser posible, y al llevar equipaciones de protección, se deberá guardar en todo caso un metro como distancia mínima. Así, por ejemplo, se organizará la entrada de los votantes, priorizando a los mayores de 65 años y personas con discapacidad. Con el mismo objetivo, también se establecerán flujos y circulación y circuitos separados de entrada y salida cuando sea posible y se instalarán carteles informativos con las recomendaciones sanitarias, así como las indicaciones correspondientes en el suelo sobre distancias y sentido de la circulación.


Los locales deberán ser correctamente ventilados, antes y durante la jornada electoral, además de que se intensificarán las actuaciones de limpieza y desinfección previamente y en el propio día. De hecho, los ayuntamientos podrán solicitar que se desinfecten antes de la jornada. Y durante la jornada los locales deberán limpiarse por lo menos 3 o 4 veces, cuando lo autoricen los presidentes de las mesas, e incidiéndose en las superficies más expuestas.



Equipo de coordinadores


Para cumplir con estas pautas, es preciso habilitar más recursos que en convocatorias anteriores. Así, además del material de protección y de la cartelería, la Xunta financiará las actuaciones de limpieza y desinfección de los locales electorales, así como tomará las medidas necesarias para garantizar el control de acceso a los locales electorales.


La Xunta también habilitará un equipo de más de 130 coordinadores que se encargarán de supervisar los locales electorales para que se cumplan las medidas sanitarias establecidas en el protocolo. Visitarán los centros previamente y también el propio día de la jornada electoral, mediante rondas, para garantizar que se están cumpliendo las pautas fijadas. Rueda insistió en que la Xunta se hará cargo de los costes adicionales: “seremos los que ponemos las pautas, nos ocuparemos de su implantación y también de la solución de sus costes”, explicó.


Además de todas estas medidas, la Xunta cree fundamental fomentar el voto por correo. Por eso, en el protocolo también propone a las administraciones competentes tomar medidas para facilitarlo. Así, propone ampliar el plazo del voto por correo hasta dos días antes de las elecciones o establecer un protocolo, similar al que se emplea en centros penitenciarios -con el desplazamiento del funcionario de Correos-, para facilitar el voto de las personas que residen en centros de mayores y para colectivos especiales como los mayores de 65 años o personas vulnerables. Para garantizar el voto de las personas con síntomas o en aislamiento, también solicita implantar un sistema de videoconferencia, legalmente válido, que permita autorizar la solicitud de voto por correo a otras personas. 


Además, para garantizar el voto en el exterior, la Xunta se dirigirá también al Ministerio de Exteriores y a la Xunta Electoral Central, para que se tomen las medidas necesarias para facilitar el voto de los residente del exterior. Así, se solicitará por ejemplo que se entiendan como válidas las solicitudes que ya se formularon para las elecciones de 5 de abril y que se mantengan las claves de tramitación telemática para los que no habían llegado a hacer esta solicitud.